Testimonios

Pamela Arancibia

Si bien está ligada a nuestra Compañía desde el año 2000 –cuando ingresó a través de una empresa contratista-, fue en 2003 cuando ingresó oficialmente a Gasco GLP.

Paralelo a una carrera que ha sido ascendente dentro de la empresa, Pamela ha crecido también en lo personal, pues ha sumado importantes logros profesionales. Estando en Gasco estudió en la universidad y logró titularse primero como Contadora y luego como Ingeniera Comercial. Actualmente, cursa un diplomado en Ventas Estratégicas y Marketing, que ganó como premio por su buen desempeño.

Desde su llegada a la Compañía, ha sido Supervisora de Liquidación desde la II a la IV regiones, Encargada del Centro de Distribución de Copiapó, Jefa de Ventas y Jefa Zonal de la Región de Atacama. Actualmente es la Jefa Zonal Senior del Negocio Envasado en la Región de Tarapacá.

¿Qué ha significado para ti trabajar en Gasco?

Para mí Gasco ha sido todo, es como mi segundo hogar. La empresa no sólo me ha permitido crecer como persona, sino también como profesional. Me ha dado muchas oportunidades, y sin el apoyo que he tenido permanentemente no habría podido estudiar. Gasco da muchas oportunidades para quienes quieran tomarlas. Yo estoy súper comprometida con la empresa, porque mis esfuerzos han sido retribuidos.

Si tuvieras que definir a Gasco en una palabra o concepto, ¿cómo lo definirías?

Gasco es una gran empresa y una gran familia. Uno conoce a mucha gente y se crean lazos muy lindos.

¿Qué le dirías a alguien que va a entrar a nuestra empresa?

Que trabajar en Gasco es una muy buena opción. Es una empresa que da mucha estabilidad y en la que se pueden lograr muchas cosas con un buen desempeño.

Jorge Baeza

Ha sido muy entretenido. Las cosas que estoy haciendo son muy interesantes, muy diversas y estoy todo el tiempo muy activo”. Así describe Jorge Baeza sus días en Gasco GLP desde que se sumó al equipo, el 14 de noviembre de 2013.

Jorge es Ingeniero Civil Industrial de la Pontificia Universidad Católica, y llevaba 3 años trabajando en LAN –su primer empleador- cuando decidió postular al cargo que hoy ocupa en nuestra compañía. “La oferta me llegó por el portal de la universidad, me fijé en ella vi la descripción del cargo, y me interesó. Escribí al correo de contacto, me llamaron y entré al proceso”, recuerda.

¿Qué te motivó a postular?

Decidí postular porque para mí Gasco siempre ha sido una empresa muy chilena, desde chico la he tenido presente, y siempre me interesó mucho ingresar al mercado de la energía. Vi que era una buena oportunidad y el puesto al que postulé me interesaba mucho.

¿Ha cumplido el cargo con tus expectativas?

Sí, ha cumplido 100%. Para mí es muy gratificante poder ver distintos temas y estar en proyectos importantes. Siento que tengo importantes desafíos porque me han confiado temas que son importantes actualmente para la empresa, de acuerdo con la estrategia que se está siguiendo.

Más allá de los desafíos, ¿qué te ha gustado de la empresa?

El ambiente. El ambiente ha sido lo más gratificante, en el sentido de que toda la gente está muy dispuesta a ayudarte. Desde el día que llegué he conocido gente a quienes hasta hoy llamo para pedirles ayuda, y todos están siempre dispuestos, con oficinas abiertas para poder entrar y preguntar, y eso no se da en cualquier empresa. Se nota la cultura familiar que tiene Gasco.

¿Recomendarías a otras personas que trabajen en nuestra compañía?

Sí, lo recomendaría totalmente.

Si tuvieras que definir a Gasco en una palabra o concepto, ¿cómo lo definirías?

Yo creo que podría ser “cultura familiar”, por la buena disposición y el cariño que recibes de las personas con las que estás trabajando. Yo llevo poco tiempo y siento como si llevara más, lo que me hace sentir en familia.

¿Te proyectas en Gasco?

Me imagino trabajando varios años acá e ir creciendo a su vez en temas diversos. Entré a esta área, pero me encantaría poder cambiarme a otra área para ir conociendo realmente todo lo que se hace. Actualmente tengo metas muy desafiantes que quiero cumplir, para después ir creciendo.

EDUARDO ORELLANA

Para mí Gasco ha sido una escuela”, afirma Eduardo Orellana, para referirse a su experiencia dentro de nuestra Compañía.

Eduardo entró a trabajar a nuestra Planta en Maipú como movedor de cilindros, contratado por una empresa externa. “Me gustó el trabajo, me gustó la gente, y me fui quedando”, recuerda.

Pasó por distintas áreas, en las que pudo aprender más del funcionamiento de la empresa, hasta que en 2007 fue contratado en el área de Producción, donde necesitaban a alguien con conocimientos en Computación, materia que manejaba gracias a sus estudios de Técnico en Armado y Configuración de Computadores. “Cuando se dio la oportunidad, pasé a ser Bodeguero de Plataforma, con personas a cargo”, detalla. En 2012 se produjo una vacante y fue promovido al cargo de Supervisor de Plataforma, el que hasta hoy ejerce.

¿Cómo ha sido para ti trabajar en Gasco?

Cada puesto ha sido un desafío distinto que he logrado superar, lo que me hace estar muy contento. Cuando llegué me daba vergüenza hasta contestar el teléfono y hoy tengo que hablar con muchas personas todos los días. Gasco me ha dado la posibilidad de estudiar. Hace algunos años me gané una beca de la Compañía y estudié Técnico en Gestión. Yo he crecido acá.

¿Recomendarías a tus cercanos trabajar en Gasco?

Sí, de todas maneras. Yo llegué súper joven y he podido avanzar en mi desarrollo profesional. Además se crean lazos de amistad y compañerismo muy valiosos.

¿Qué es lo que más valoras de trabajar en Gasco?

La estabilidad y en mi caso, que tengo la posibilidad de dar ideas, proponer mejoras, y son escuchadas.